La redistribución de la jornada laboral en la era post COVID-19