Trabajar lejos de la sede principal de la empresa es cada vez más común