¿Hay vida más allá del registro de la jornada laboral en los departamentos de Recursos Humanos?