La digitalización como valor diferencial en tiempo de crisis