Cuando elegir vacaciones en el trabajo no es hacer encaje de bolillos